¿A quién no le gusta disfrutar de un buen pescado? ¡En FussionCook tenemos las recetas más sencillas y sabrosas! Podrás sorprender a tus familiares o amigos con un delicioso bacalao a la portuguesa, un riquísimo salmón a la pimienta o los mejores calamares rellenos a la menorquina. Pescados guisados, al horno, al vapor... puedes elegir el tipo de elaboración que más se adapte a tu gusto.

Por otro lado, si también te encanta la carne, en este enlace puedes encontrar las mejores recetas hechas con carne. La FussionCook está preparada para cocinar todo lo que puedas imaginar.

No esperes más y deja a tus invitados con la boca abierta.

El pescado presenta, por lo general, un contenido muy poco calórico. Son por excelencia una de las fuentes de proteínas que no pueden faltar en una dieta sana y equilibrada. Aportan vitamina y muchas especies son ricas en omega 3, un beneficio para reducir el colesterol o los triglicéridos.

Como seguro sabrás, hay dos tipos de pescado: el azul y el blanco. Su diferencia principal es la cantidad de grasa de cada uno, ¿sabrías de qué tipo es cada pescado? Aquí te lo contamos:

Pescado azul

El pescado azul es abundante en grasa y proteínas similares a las del huevo y la carne. Son recomendados para personas que tienen riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y trombosis. Además, reduce el riesgo de cáncer de riñón en mujeres. Los pescados azules son los siguientes:


  • · Anchoa: uno de los más grasos y manipulables.
  • · Sardina: posee una buena fuente de omega 3.
  • · Jurel: tiene grasa saludable.
  • · Atún: uno de los más consumidos, con una grasa rica en omega 3
  • · Bonito: su diferencia con el atún es la longitud de la aleta.
  • · Caballa: famoso por su sabor y consistencia.
  • · Salmón: reconocido por su aporte de hierro y fósforo

Pescado blanco

Los pescados blancos se diferencian en el contenido de grasa. Los pescados azules tienen entre un 8 y un 16% de materia grasa; los blancos, entre un 1 y un 3%. Hay que recalcar que la grasa de los dos tipos de pescado son cardiosaludables, es decir, son grasas no saturadas:

  • · Merluza: sabroso y suave. Es uno de los tipos de pescado con los que se pueden elaborar más recetas
  • · Rape: muy reconocido por no llevar espinas en sus filetes.
  • · Gallo: textura y sabor suave con muy poca grasa.
  • · Bacalao: es de los más destacados por su sabor.
  • · Rodaballo: suave y de fácil digestión, ideal para personas con problemas de digestión o con problemas estomacales.
  • · Lenguado: te recomendamos que lo consumas en marzo y abril. Es de muy buena calidad y bajo en grasa.
  • · Lubina: muy nutritivo y habitual en las dietas hipocalóricas.

Beneficios del pescado

El pescado es un producto riquísimo en nutrientes y tiene muchas posibilidades en su elaboración. Se puede adaptar a todos los gustos. Es uno de los alimentos más consumidos a nivel global y destaca, aparte de por la cantidad de grasas saludables y vitaminas, por ser un producto fresco y de calidad.

Sus propiedades para nuestra dieta

El pescado fresco es un gran aporte de proteínas. Cuenta con aminoácidos esenciales y tiene grasa insaturada y ácidos grasos poliinsaturados pertenecientes al omega 3. Eso no es todo, contiene una variedad de minerales necesarios para el organismo: potasio, fósforo, hierro o magnesio, entre otras.

Además, es una fuente de vitaminas. Contiene vitamina E, con efecto antioxidante; vitamina A, esencial para el cuidado de la piel; y vitamina B, con vitamina B12 y ácido fólico. ¡Algunos pescados pueden favorecer el desarrollo de nuestras capacidades cognitivas!

Es ideal para personas con estómagos delicados por su facilidad para digerirlo, gracias a sus proteínas poco fibrosas. Además, si estás intentando perder peso, los pescados blancos son geniales por todos los beneficios que te hemos contado y por su baja cantidad en grasa. No obstante no olvides que la grasa del pescado, por muy alta que sea, es saludable.

Fácil de cocinar y con miles de opciones

Si sus características son buenísimas, las miles de formas de cocinarlo hacen que sea más fácil y sabroso su consumo. Puedes hacerlo a la plancha, rebozado, frito, al horno, en guisos, a la parrilla, escalfados, en escabeche, con salsas, ¡y un largo etcétera! Atrévete a seguir leyeno y elige la que más te guste. También puedes hacer clic aquí para ver tutoriales de cocina paso a paso. ¡Que aproveche!

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Consulte nuestra Política de privacidad y cookies para saber más.